De meriendas, bollos y carimbas: Esclavitud Perpetua

HuGore - No le Pegue a la negra

Por Pedro Rojas-Oliveros.

David es un estudiante universitario de 24 años. Es bogotano de padres y abuelos chocoanos. En realidad, David no es su nombre, es apenas un seudónimo. “Si quieres ponme en la entrevista ´Negr0´” dice entre risas. Su papá es un reconocido político chocoano de filiación liberal, “pero a pesar de ser liberal es un buen tipo, incluso honesto”. Tuve la oportunidad de conocer a David hace más de un año en un concierto de rap. “La verdad esa es la única música negra (dice ‘música negra’ mientras hace unas comillas con los dedos) que me gusta. Le huyo al prejuicio del negro salsero, champetero, reguetonero regaetonero reggaetonero que baila bien, tiene encanto, flow y es un putas pa´ jugar fútbol. Eso me parece tan racista como cualquier otra forma de discriminación”. David aceptó hablar conmigo con la incómoda presencia de la grabadora de voz porque según él “el discurso que uno escucha casi siempre de la gente negra es el mismo: somos pobres, estamos desplazados, estamos olvidados por el Estado… ¡¡¡pero tenemos un gran capital cultural!!!” y aunque está de acuerdo con ambas cosas, “eso lo sabe todo el mundo, sale hasta en el noticiero de RCN, la cosa es que tenemos que hablar que la exclusión es mucho más compleja y profunda. Históricamente sólo hemos existido como mano de obra barata y sujetos de divertimento”.

Hace ya un año de esa entrevista. Nos vimos en un parque de Modelia, el barrio donde vive hace 20 años y le cuento que lo que quiero es hablar sobre el racismo en Colombia, que poco o nada me interesa su posición como estudiante de sociología o como hijo de un político. “Eso es fácil compa porque para captar toda la discriminación que he vivido por el color de mi piel no hay que ser ni lo uno ni lo otro” y además me sentencia “si quieres que hablemos de racismo vas a tener que cambiar más de una vez las pilas de la grabadora y comprar muchos cigarrillos”. Así fue, la que era una entrevista y terminó volviéndose una charla de música, fútbol y “chicas” duró más de tres días con jornadas hasta de cinco horas.  “A mí me daba risa que cuando estaba pequeñito en el colegio me hablaran de la abolición de la esclavitud: ´desde esa época todos somos iguales´ decía Alcira, me acuerdo del nombre de la profesora, la verdad es que yo me encontraba con otra cosa en el salón de clase, en el colegio, en general en la calle. No era que todo el mundo me tratara mal, insultara o golpeara, pero era absolutamente normal sentir muchos ojos encima cuando entraba a un lugar, o que me apodaran siempre ´negro´ o ´negrito´, o que existieran una cantidad de prejuicios y exotizaciones con respecto al color de mi piel”.

En una de nuestras charlas pasa un chico de unos 20 años. Es blanco-mestizo, tiene el pelo totalmente enredado y lleva una maleta y una camiseta de Bob Marley. “Ya me dirás compa que soy un paranoico o un fundamentalista, como dice mi papá, pero esa imagen de una Jamaica paradisiaca es de las cosas más racistas que yo veo hoy día”, me dice mientras su expresión cambia completamente mientras mira al transeúnte. “Muchos dreadlocks, mucha banderita de Jamaica, pero ¿qué saben realmente de ese país? (…) Creo que ese es el triunfo más grande del racismo, que logró que la gente en general se fije más en la música y en el baile de los negros que en sus muertos, sus tragedias, sus desventuras, sus resistencias y sus luchas”.

“No ingresa nadie, funcionario asesor de los concejales, porque esto se nos está volviendo merienda de negros” fueron las palabras del concejal de Bogotá Jorge Durán Silva durante el debate del Plan de Desarrollo para la Capital en julio del año que aún corre. En los medios masivos de comunicación, en los buses, en los almorzaderos la sentencia era unánime: el concejal había sido desmedido en sus palabras haciendo una analogía a una frase empleada en la época de la Conquista para referirse de manera despectiva a los momentos de esparcimiento de los esclavos. La frase representa los tiempos libres de los esclavos donde se mezclaba la alimentación con el golpe de tambores, el baile, la oración y el chismorreo.

El concejal hubo de excusarse, como tuvo que excusarse públicamente el diputado de la Asamblea de Antioquia Rodrigo Mesa quien en una sesión donde el gobierno departamental proponía la inversión de ciertas platas a los municipios de frontera del Chocó (departamento colombiano con mayor población negra) y Antioquia (en el marco del Plan de Desarrollo “Antioquia la más educada”), afirmó “la plata que uno le mete al Chocó es como meterle perfume a un bollo”.

Estas “metidas de pata” no lo son tanto. Además de poner sobre la mesa temas fundamentales como el hecho de que ambas expresiones racistas y clasistas se hagan en el marco de discusiones sobre planes de DESARROLLO, que se hayan hecho en los recintos legislativos de dos influyentes centros políticos en supuesto, adalides de la cultura nacional (como podría decir algún aburrido politólogo) y que hayan salido de la boca de políticos de filiación liberal; los desatinos de los representantes del pueblo colombiano hacen parte de una larga lista de incidentes que muy a menudo se cometen en diversos espacios públicos respecto al imaginario nacional sobre lxs negrxs.

(Desde) en los años mil seiscientos

La carimba fue la marca que con un pedazo de hierro candente se imponía sobre la piel de los esclavos y que demostraba que est os habían entrado legalmente pagando los impuestos debidos a la Corona. Sin embargo, esa no era la única manera de demostrar propiedad sobre las personas de piel negra. El fundador del Movimiento Nacional Cimarrón, Juan de Dios Mosquera, explica que el apellido del amo y la carimba determinaban la propiedad: “De ahí vienen los apellidos que nosotros tenemos, los apellidos son carimba, la marca: Mosquera, Torres, Arboleda, Castillo, Gómez, etc., todos esos apellidos europeos en nuestros nombres son carimba, las minas y las haciendas y las casas donde trabajábamos”.

Existe, sin duda, una marca en la piel de las personas de piel negra que se mantiene sin importar lo políticamente correctos (¡Gracias Constitución del 91!) que nos autonombremos hoy día. Leyes, sentencias, telenovelas sobre personalidades negras, cupos universitarios, todo un abanico de diversas opciones para la inclusión, el crisol de razas y la tolerancia ¡Multiculturalidad y Diversidad! Totó la Momposina en el concierto del bicentenario, Choquib Town en la radio, los medallistas olímpicos en tremendas vallas publicitarias de nike una reconocida marca, el Chocó de moda, todo un multiculturalismo a lo ONU a lo Benetton donde todos somos aptos para sonreír y salir en la foto… Por eso alguien dijo alguna vez que la función real del asunto de la diversidad cultural es “desviarnos a todos de los temas realmente importantes”.

La última vez que me reuní con David me contó que había peleado con su hermano menor. Había logrado un cupo en una importante universidad de Bogotá a través de una acción afirmativa de la institución: “Le van a dar una beca porque es negro”, me contó furioso “¿Cómo vamos a lograr que nos respeten por lo que somos si nos valoran por lo que se imaginan que somos?” Ahí está la carimba moderna, alimentada, claro, con los prejuicios de los años mil seiscientos y revitalizada por las nuevas tecnologías de gobierno. La diferencia sigue siendo sinónimo de prejuicio y el prejuicio al fijarse apenas en lo visible, se parasita y reproduce en la exclusión de entonces. Ya lo cantaba el filósofo cartagenero: Esclavitud perpetua.

____________________________________________________________________________________________________________

DESCARGUE AQUÍ “NO LE PEGUE A LA NEGRA” UNA DELICADA SELECCIÓN DE HuGore DE 38 EXITOS REFLEXIVOS E INFALTABLES EN LAS LINDAS VOCES DE LOS MÁS IMPORTANTES PENSADORES BAILABLES DE ESTA CUESTIÓN…

(Ol’ Dirty Bastard, Alton Ellis, La Polla Records, Os Replicantes, Ostia Puta, Frank T, Ice Cube, Racionais Mc’s, The Last Poets, Revolta Civil, The Jabs, Judge Dread, Gatillazo, 31 Minutos, Rolling Stones, The Cramps, Miguelito Valdés, Laurel Aitken, Mojiganga, Spazz, Planet Hemp, TPM, The Specials, Fela Kuti & Koola Lobitos, Bob Marley + Busta Rhymes & Flipmode Squad, Cypress Hill, Los Increibles, Rappin’ Hood, Flaco Flow & Melanina, Jota Mayuscula, Agony, The Rza, Los Pibes Chorros y el INFALTABLE EN TODA FIESTA DE MAMÁ/MAMERTO Joe Arroyo).

Anuncios